Enseñar y Aprender

Fractal

El Curso subraya, el hecho de que enseñar es aprender, y de que, por consiguiente, no existe ninguna diferencia entre el maestro y el alumno.

Enseñar es demostrar.

De tu demostración otros aprenden, al igual que tú.

Podría decirse que el propósito del curso es proporcionarte los medios para que elijas lo que quieres enseñar, en base a lo que quieres aprender.

No puedes darle nada a otro, ya que únicamente te das a ti mismo, y esto se aprende enseñando.

 

Enseñar no es otra cosa que convocar testigos para que den fe de lo que crees.

Es un método de conversión que no se lleva a cabo sólo con palabras.

Toda situación tiene que ser para ti una oportunidad más para enseñarles a otros lo que tú eres, y lo que ellos son para ti.

No tiene que ser más que eso, pero tampoco menos.

Por lo tanto, el programa de estudios que estableces está determinado exclusivamente por lo que crees que eres y por la relación que crees que otros tienen contigo.

En la enseñanza tradicional, es posible que estas cuestiones no tengan nada que ver con lo que crees estar enseñando.

Sin embargo, es imposible no usar el contenido de cualquier situación en la que te encuentres en favor de lo que enseñas realmente, y por ende, aprendes realmente.

En relación con esto, el contenido verbal de lo que enseñas es irrelevante.

La enseñanza que yace tras lo que dices es lo que te enseña.

Enseñar no hace sino reforzar lo que crees acerca de ti mismo.

Su propósito fundamental es aplacar las dudas que albergamos acerca de nosotros mismos.

 

– Un Curso de Milagros-