SER HUMANO

manospapa

SER HUMANO

Humildemente

INDEFENSO e INCOMPETENTE

 Amado Osho –  ¿Qué es un malentendido?

El hombre vive medio despierto y medio dormido. De aquí, que solo entiende a medias. Cada una de sus comprensiones tiene su sombra, una profunda inconsciencia que hace que malinterprete, distorsione y confunda cualquier atisbo de luz, de claridad, de conciencia que tenga.

Su conciencia es muy pequeña – poca, una ligera capa, tan fina como la piel. Y su inconsciencia es grande, y profunda, nueve veces mayor que su conciencia. En tu interior hay una oscura noche. Que nunca ha visto la luz del día. Así que lo que sea que tu conciencia trata de ver, o de oír, tu inconciencia, que es nueve veces mayor – y cuyo peso y presión es tremenda – lo distorsiona.

Tú crees que has entendido algo, pero al final siempre demuestra ser un malentendido.

Y el malentendido no viene de afuera, ni ocurren en tu mente consciente. Viene de tu oscuridad interior. Y al menos que esta oscuridad se desvanezca, no hay manera de evitar los malentendidos.

Entender es casi equivalente a sabiduría, casi similar a despertar. Es una transformación de toda tu inconsciencia en conciencia, como si hubiera salido el sol y con ello se hubiera desvanecido toda la oscuridad.

Ordinariamente pensamos, que a veces malentendemos, pero que la mayoría del tiempo entendemos. Yo quisiera poner de relieve el que tú malentiendes todo el tiempo. Y no es tu culpa, es simplemente como es. Porque lo que eres está formado solamente de una ligera capa de conciencia con una profunda oscuridad, y no puedes hacer otra cosa que quizás alguna vez entender algo.

De otra forma, casi todo el tiempo, todo se distorsiona. Y no está en tu control el que no se distorsione. Lo que está en tu control es el empezar a profundizar en tu ser, trayendo más conciencia a las partes oscuras de tu ser.

La conciencia es como la luz. Y a medida que la luz entre en tu ser, la oscuridad, el inconsciente, desaparecerá. El momento en que seas plenamente consciente, no habrá malentendido posible.

Se ha preguntado una y otra vez a la gente que está despierta: “¿Puede el que está despierto malentender?” Y la respuesta ha sido siempre, “No”. Es imposible para el despierto malentender. Simplemente no es posible. Pues al igual que un hombre que ve, sale por la puerta, y no a través de la pared, un hombre de un ser enteramente iluminado (consciente) naturalmente ve y por tanto entiende todo como es (en su verdadera autenticidad), como es en realidad. En otras palabras, una vez que vives en tu ser auténtico, serás capaz de entender todo en su verdadera autenticidad. Y antes de eso, no puedes evitar malentender. Y es bueno entender que tú no puedes evitarlo, que sólo puedes  malentender. Eso te ayudará de muchas maneras: te hará humilde; te quitará tu arrogancia; sacará de ti tu pseudo saber; y pondrá de lado a tu ego, que depende de toda clase de falsas ideas; y traerá más inocencia en ti.

Y en la inocencia la meditación se vuelve más fácil. Cuando el ego no está presente se elimina un gran obstáculo. Y cuando eres humilde puedes ver que por la misma naturaleza de tu ser – como eres ahora – de diez situaciones, diez veces se forma un malentendido. Y quizás una vez haya entendimiento.

Pero tú no puedes reconocer cuando es entendimiento o malentendido. Tu luz es tan difusa. Todo es tan vago. Por un momento, como en un flash, en un rayo de luz, ves algo, y en seguida todo vuelve a sumirse en la oscuridad. Y lo que has visto parece como parte de un sueño. Quizás sea real o quizás no. De hecho, si estas suficientemente atento, si te das suficiente cuenta, empiezas a usar más la palabra “quizás”. Y si te preguntan, o eres requerido para algo, no serás tan determinista, ni serás tan tajante, ni pretenderás estar tan arrogantemente seguro; ni hablarás en términos de absolutos; te volverás más relativo. Dirás “quizás”. Por ejemplo, sientes que estás enamorado de alguien. Y aunque entonces es muy difícil de decir – “quizás te amo”. Esa es la verdad. En el estado en que se halla el ser humano, decir más que eso es ya imposible,. Tu amor es sólo un “quizás”, porque lo que es amor hoy, mañana puede volverse odio. O incluso quizás, el mañana no esté tan lejos. Y lo que es amor en este momento puede desaparecer al siguiente. Hace sólo un momento estabas tan seguro. Y en el siguiente ni tu mismo se lo puede creer. Lo que te ha pasado. ¿Es que te has vuelto loco?

No, simplemente confiaste demasiado en una décima parte de tu mente y te olvidaste completamente de la parte inconsciente, que es tan grande. Y donde hay tanta oscuridad que no sabes ni lo que hay, ni lo que se sucede allí. En la superficie estás pensando en el amor, y en las profundidades hay odio y rabia y toda clase de sentimientos, emociones y prejuicios. Como si estuvieras viviendo bajo un volcán.

Todo lo que podemos decir es solamente relativo, relativamente cierto – quizás en el momento presente, pero no podemos decir que vaya a ser así para siempre. No podemos hacer de ello algo incondicional.

Y tu inconsciente es la mayor parte de tu  realidad. Por lo que lo adecuado es simplemente decir “quizás” ante todo. Siendo consciente de que en tu situación no puedes estar tener más seguridad que eso.

Cambia la situación, llena tu ser de luz.

Lo que no va  a querer decir que vallas a estar seguro de todo, o absolutamente cierto al respecto de lo que sea. Más bien va a significar que van a desaparecer todas tus preguntas. Y que no va  a haber una respuesta.

En una auténtica totalidad de conciencia, auténtica, no hay pregunta. No se trata de eso. Simplemente no tienes nada que preguntar. Estas en silencio. Y en ese silencio no hay ni pregunta ni respuesta. Estas completo, contento y a gusto… con la existencia, contigo mismo  y con todo.

Las preguntas, lo que significan es que tienes alguna clase de tensión, alguna forma de no estar en paz.

Hay algún problema que trae la pregunta. Algo que te acecha y que no eres capaz de ver de qué va.

Pero cuando tu ser está lleno de luz y toda la oscuridad ha desaparecido, estás tan en armonía con la existencia que aún el decir que estas en armonía con la existencia no es correcto. Es más correcto decir que eres uno con la existencia. O aún mejor: eres la existencia. Y toda separación ha desaparecido.